Parque eólico marino. FOTO CHRIS JAMES

Tomado de EL MUNDO

El año 2016 puede pasar a la historia como el punto de inflexión de las renovables. Marrakech ha sido bautizada como la cumbre de las “soluciones” y los números hablan por sí mismos. Las inversiones en energías limpias han superado con creces hasta la fecha a las inversiones en combustibles fósiles. Las naciones emergentes han tomado el relevo a los países ricos y suponen ya más de la mitad de la tarta mundial (estimada en 258.000 millones de euros). La nueva potencia instalada en el último año (147 gigavatios) sería suficiente para abastecer las necesidades energéticas del continente africano. Y los récords siguen cayendo en todo el planeta, de Portugal a Costa Rica, pasando por China, por Escocia o por la mismísima isla de El Hierro…

1 Escocia

La apuesta de Escocia por la energía eólica -en el interior y en las costas- está recogiendo sus frutos. El viento generó en el mes de octubre 792.717 megavatios, un 25% que el año anterior, suficientes para abastecer al 87% de los hogares. Escocia marcó un hito en la eólica offshore con las 108 turbinas ancladas en los fondos marinos de West Of Duddon Sands (el preyecto impulsado por Iberdrola a través de su filial británica Scottish Power). Ahora se dispone a hacer historia con el mayor parque de molinos “flotantes” de 6 MW en las costas de Peterhead . La ambición de Escocia es ser 100% renovables en el 2030 (sin renunciar a los pozos de petróleo del Mar del Norte, ahí le duele).

2 Portugal

El récord de Portugal dio la vuelta al mundo. Durante cuatro días consecutivos (del 7 al 10 de mayo) todas las necesidades energéticas de nuestro país vecino fueron cubiertas por renovables: principalmente energía hidráulica y eólica, aunque la solar ha vuelto a cobrar fuerza en el último año. El año pasado, las energías limpias contribuyeron al 48% de la tarta energética. Oliver Joy, portavoz de Wind Europe, advirtió que el récord luso demuestra “el gran potencial para las renovables en la península ibérica”.

3 Hierro

Algo menos, 55 horas, duró el récord de El Hierro. La isla canaria fue abastecida continuamente durante más de dos días por la Central Hidroeólica de Gorona del Viento, un referente mundial por la combinación de las dos energías limpias (combinando las turbinas con un circuito hidráulico). Un grupo diésel de la Central Térmica de Endesa se incorporó al suministro al cabo de ese tiempo, en que se ahorraron 83 toneladas de combustible y 240 toneladas de emisiones de CO2. Las renovables cubren ya más del 75% de las necesidades energéticas de los 10.000 habitantes de la isla.

4 Costa Rica

Si un país está cerca de alcanzar la meta del 100% renovables, ése es Costa Rica. Durante 76 días seguidos (desde mediados de junio hasta finales de agosto), las energías limpias abastecieron a sus casi 5 millones de habitantes y a todas las industrias y comercios del país. Un año benigno de lluvias permitió a las grandes centrales hidroeléctricas del país a funcionar a pleno rendimiento. En el 2015, el país llegó ya a los 300 días con renovables, y esa cifra se puede superar este año. La meta es llegar a los 365 en el 2021.

5 China

China es ya la primera gran potencia solar del mundo, tras sobrepasar a Alemania con 43 gigavatios instalados a finales del 2015. Este año ha pisado aún más el acelerador, con 20 “gigas” instalados en los primeros seis meses del año. Entre ellos, la segunda fase de Lomngyangxia (en la provincia de Qinghai), la mayor planta fotovoltaica del mundo con 850 megavatios de potencia. Los números de China (que ha dado también un impulso a la energía nuclear y sigue arrastrando una gran dependencia del carbón) son realmente gigantes: con los tejados solares de autoconsumo y con los proyectos especiales en zonas empobrecidas, la nueva potencia instalada en el 2016 podría superar los 30 “gigas”.

6 India

La segunda mayor planta solar del mundo está desde este año en India. La Kamuthi Solar Power (648 MW) es uno de los proyectos-bandera del primer ministro Narendra Modi, que ha impulsado la Alianza Solar Internacional a la que pertenecen 120 países. India cuenta también con el el primer aeropuerto solar del mundo (Cochin International, en Kerala) y se ha propuesto da un impulso “extra” a la fotovoltaica, con la meta de conseguir el 40% de su energía de fuentes renovables en el 2030.

7 Europa

Europa ha sido la primera región en el mundo en romper el “techo” de los 100 gigavatios de energía solar. Las inversiones en el viejo continente se han ralentizado en los últimos años, pero todo el terreno ganado durante la última década (incluido el tirón inicial de España) ha fructificado en esa cifra mágica, conseguida sobre todo gracias al impulso de Alemania (40 gigas) y al empujón de los últimos tres años en el Reino Unido, con Francia recogiendo el testigo e Italia recuperando la tracción perdida.

8 Alemania

La “Energiewende” es la referencia obligada de “transición energética” del viejo continente. Alemania llegó a cubrir en el 2016 el 87% de su demanda energética con renovables el 8 de mayo, coincidiendo con un día especialmente generoso de sol y viento. El doble reto de Angela Merkel, con el cierre anticipado de las centrales nucleares en el 2022, ha provocado sin embargo una oscilación del otro lado de la balanza hacia el carbón. La campeona europea de las renovables se encuentra ahora en una difícil encrucijada.

9 Dinamarca

Ocurrió un día de julio del 2015. Las turbinas eólicas de Dinamarca fueron capaces de generar una 140% de la demanda del país y tuvo que exportar el sobrante a Noruega, Suecua y Alemania. Otros “picos” comparables se han llegado a producir en el 2016, hasta el punto que el país (que obtiene ya el 40% de su energía de fuentes limpias) se ha propuesto acelerar la meta del 100% renovables en el 2035.

10 Reino Unido

El “milagro” del Reino Unido no habría sido posible si la generosa contribución de nuestros “exiliados solares”, que han llenado el sur y el este del país con placas fotovoltaicas. Durante seis meses consecutivos (de abril a septiembre) la energía solar superó por primera vez al carbón y rompió el “techo” del 5% de contribución a la tarta eléctrica. El mejor antídoto en tiempos del Brexit y pese a las incongruencias de Theresa May (que ha eliminado el Departamento de Cambio Climático y ha dado un nuevo impulso a la energía nuclear).

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0