Este artículo hace parte de una investigación comunitaria desarrollada por Censat Agua Viva en el sur de la Guajira donde se describe la apropiación y privatización de las aguas y el daño cultural producido por la explotación de carbón a gran escala en La Guajira.

La industria carbonífera en Colombia y los derechos de las comunidades

La extracción de carbón en Colombia ha tenido un largo protagonismo en la economía. Desde finales del siglo xix y principios del xx, la producción de carbón movilizó las locomotoras a vapor y los buques que permitieron la conectividad terrestre y fluvial del país. Luego, en las primeras fábricas, los hornos de sal y las ladrilleras se sirvieron del calor del carbón térmico y metalúrgico para su funcionamiento, así como las ferrerías, en donde se produjeron maquinaria agrícola, rieles de ferrocarril, tuberías de acueducto, etc. (Arias, 2014).

Ya hacia principios de la década de 1980, el modelo de aprovechamiento del carbón sufrió una transformación de enfoque y de destino, asociada a la incorporación de las materias primas como el carbón, el oro y otros minerales a una geopolítica global de extracción, destinada al crecimiento de las economías de países emergentes. Colombia, en este contexto, pasó de una producción orientada a la generación de energía y acero para el mercado nacional a un esquema exclusivamente exportador y de extracción intensiva (Arias, 2014).

Para seguir leyendo descargue archivo completo en: https://censat.org/apc-aa-files/686468646b6c61736a6b6c646a61736b/caro-c-2018-las-venas-de-la-tierra-guajira-colombia.pdf